El beisbol es muy complicado, y más, el infantil, en él no basta un buen manager o coach, o un excelente entrenador, es indispensable un extraordinario coordinador, que sea el enlace entre los niños y los dirigentes en el terreno de juego, también entre los entrenadores y los directivos de la liga, y lo mas importante, armonizar a todos con los padres de familia, entre otras cosas.

Es justo señalar que este difícil trabajo, lo realizó desde el primer día en la categoría pee wee, el Profr. Gilberto Hernández Garza, el sábado 6 de mayo de 1978 (a las 14:00 horas) en el parque Profr. Daniel Guadiana Ibarra con 4 equipos.

El niño Alfredo Santos Garay mencionó el credo de las ligas pequeñas en brillante ceremonia conducida por el Profr. Héctor Gandhi Montemayor, después de presentar a las autoridades municipales, encabezadas por el C. Homero Lauro Ibarra Montemayor, quien declaró inaugurado el primer torneo en esa categoría de 9 y 10 años, además de lanzar la primera bola.

La gracia de los chiquitines no se hizo esperar en el desfile de presentación, los Sultancitos fueron acompañados por la niña Mónica Robles Santos; la madrina de Cachorritos fue Griselda Rodríguez; Vikinguitos lució a la niña Selene Marlén Cerda Contreras y los Tecolotitos se adornó con Griselda González Contreras.

En el terreno de juego los Cachorritos pasaron sobre los Sultancitos al son de 14 carreras a 4 con serpentina combinada de César Fidel Vázquez González y Javier Quezada, que no permitieron batazos de hit.

A la ofensiva el pitcher Vázquez González colaboró con 3 incogibles en igual número de viajes a la goma, también Juan Barrera le dio a la esférica de 3-2 y el receptor José Olvio de 4-3.

En el otro partido Roosvelt García Rodríguez, con su bateo y pitcheo llevó a los Tecolotitos a una victoria por score de 11 anotaciones a 6 sobre los Vikinguitos, destacando con el bat, además de él, Román Ramírez y Noé Rodríguez con 2 inatrapables en 3 oportunidades legales.

Fungieron como ampayers Oscar Luis López y Erasmo Santos, anotando este par de juegos la niña María de Jesús Vázquez González.

El campeonato se lo acreditó con 5 ganados y un perdido, los Tecolotitos; el subcampeonato, Cachorritos con 4 y 2; Vikinguitos terminó con 3 y 3; y Sultancitos 0 ganados y 6 perdidos.

En bateo, con .471 Román Ramirez; Omar Gutiérrez, .461; César Fidel Vázquez, .421; Noé Rodriguez, .421; Roosvelt Garcia y José Olvio Aguilar .400.

En pitcheo, con 3 ganados y cero perdidos también fue Jesús Román Ramirez y en robos Raymundo Estrada, los más disciplinados Noé Rodriguez y Oziel Ruiz Gómez.

Torneo regular categoría pequeña

Valor, coraje, nobleza y dignidad eran los distintivos inculcados por los adultos a los niños beisbolistas para enfrentar, no solamente al adversario, también a un público, en ese tiempo, con otras ideas, y en ocasiones pobre de cultura deportiva.

Al comentar lo anterior (que también se dá) no me refiero al nuestro, al contrario, en 1978, las madres de familia conscientes de que con pobreza y trabas de todo tipo los resultados no son muy halagadores, sino que es con la esperanza y sed de triunfo como se transforman las desilusiones, se pusieron a trabajar incansablemente en coordinación con los directivos.

Cómo olvidar innumerables actividades que realizaban para recaudar fondos para la liga las señoras, que en su tiempo felicité y hoy reconozco de nueva cuenta su labor.

No quisiera caer en omisiones, pero me expongo para no dejar en el anonimato a quienes trabajaron sin descanso con un solo propósito: sus hijos.

Laboraron en bien de la comunidad entre otras, las señoras Olvido Gómez de Ruiz, Guadalupe González de Vázquez, Emma Cázarez de Banda, Graciela Muñoz de Santos, Mónica Santos de Robles, Pepi Ibarra de González, Graciela Ibarra de Ibarra y Nelly Larralde de Ibarra, entre otras distinguidas damas sabinenses.

Es irresponsable que una persona del tamaño o conocimiento que sea, nos pronostique un resultado exacto en el beisbol un deporte tan complejo, muy especial, que depende de las circunstancias, siendo en la mayoría de los casos, el momento actual el que determina los resultados, sin embargo en la liga pequeña de Sabinas Hidalgo, era muy notorio el avance, el progreso, la unidad, la armonía existente presagiada de que algo bueno le esperaba a Sabinas Hidalgo.

En 1978, Hilario Vázquez de la Torre coordinó las acciones en la categoría pequeña y su disponibilidad, su entusiasmo, su característico amor a la camiseta, el hambre de triunfo sacó avante esa categoría de 11 y 12 años, con 4 equipos.

En la jornada inaugural, los Diablos de la colonia Lozano comandados por Sabás García, derrotaron a los Tigres de Bellavista del Prof. José Angel Cerda por score de 7 carreras a 4. José Cavazos se agenció el triunfo con una labor de 6 hits, 3 bases y 8 ponches; por Bellavista inició Roosvelt García y tiró sólo un tercio de entrada, le anotaron 5 carreras con un solo hit, relevándolo su hermano Javier, aceptando 4 hits, 2 carreas, 2 bases por bolas malas, 2 por golpe, 2 errores le cometió su cuadro y dejó con el bat al hombro a 12 Diablos recibiéndole los potentes disparos el receptor Cleto Vega Cervantes.

El segundo encuentro, entre los Gavilanes de Flavio Chapa y los Indios de Alfonso Buentello se suspendió por lluvia en la segunda entrada.

Final categoría pequeña

El 4 de julio de 1978 se dió el cerrojazo al torneo regular de liga pequeña denominado "Prof. Cruz Monternayor" con un juego extra para definir el campeón en el parque Prof. Daniel Guadiana Ibarra.

En el encuentro decisivo, Bellavista se ganó el gallardete al superar a los Gavilanes de Flavio Chapa con pizarra final de 9 carreras a 4, con un gran slam de Alfredo Abrego Benavides, el receptor de Roosvelt Garcia, quien se llevó el triunfo con relevo de oro de Cleto Vega Cervantes.

El cuadrangular con la casa llena de Alfredo, fue sobre una recta retadora al centro del pentágono del serpentinero perdedor Noé Salazar.

Al concluir el campeonato, Marco Antonio Vélez González (QEPD) quedó en primer lugar de bateo con un estratosférico .637; seguido de Roosvelt Garcia con .437; José Cavazos, .412; Gerardo Ibarra Larralde, .385; y José Hilario Vázquez González .375.

En robos de base Miguel Angel Soto Pérez se llevó los honores con 4 y en pitcheo José A. Cavazos y Javier Garcia Rodriguez recibieron en una fecha posterior sus trofeos que ya detallaremos más adelante.

En una actividad celebrada en los primeros dias de septiembre se premió a todos, incluyendo al niño Adrián César Leal Cantú por conectar el batazo más largo del torneo y a los triunfadores de las pruebas de campo, Luis Mario Garcia en tiro de catcher a segunda y Gerardo Martínez por la vuelta al cuadro.

El Profr. Eduardo Cárdenas, director de los servicios culturales y deportivos del municipio estuvo presente, al igual que el Profr. Benjamin Hernández, el Profr. Héctor Gandhi Montemayor y su servidor a quien me concedieron el honor de entregar los trofeos.

Derechos reservados

La Historia de la Liga Pequeña de Beisbol Sabinas Hidalgo es una obra escrita por Ramón Ábrego Vázquez para preservar en la memoria, los esfuerzos realizados por sus fundadores, impulsores, colaboradores y patrocinadores desde sus inicios, hasta la conquista de los logros más altos hasta el momento: Tres campeonatos nacionales.

Se prohibe su copia o reproducción en forma parcial o total, sin previa autorización por escrito del autor.